XI Jornadas de la NEL
Infans #13

Editorial

En Infans #13 encontraremos tres respuestas distintas que intentan abordar cómo el autismo testimonia de ese real que pone en cuestión todas las consignas ideales de nuestra época y cómo el discurso psicoanalítico revierte esta posición dejándose enseñar por lo que el encuentro con sujetos autistas puede ofrecer. Elida Ganoza introduce cómo los sujetos autistas dan cuenta de un rechazo radical frente al Otro normalizador y cómo el tratamiento recae en la posición ética y respetuosa que el partenaire analista llegue a ocupar. Piedad Ortega de Spurrier comparte cómo valiéndose del juego como aparato de goce es posible construir ficciones que velen el horror frente a la pandemia. María Solita Quijano transmite que se puede extraer una enseñanza de los sujetos autistas en tiempos de confinamiento, a partir de alojar sus invenciones singulares, las de sus padres e intervinientes, las cuales se resisten a una lógica homogeneizante y totalitaria.

Para finalizar, los dejamos con la pintura en acrílico de Staffan Hassel que lleva por nombre "El Piloto".

¡Buena lectura!

Luisa Aragón
(NEL-Guatemala)

 

Aperturas a la Conversación

¿De qué modo el autismo "ha puesto en jaque" todo orden establecido, subvirtiendo la inserción bajo "consignas ideales e identificatorias", y qué enseñanzas para la práctica?

 

Elida Ganoza
(NEL-Lima)

 

El autista se nos presenta como un enigma por su insistencia en rechazar al Otro y poner en jaque el principio fundamental de que el parlêtre no es sin el Otro. Logra construir un Otro, pero éste es amenazante, intrusivo, persecutorio.

Los autistas presentan síntomas, pero no se capta ni se entiende cuál es su funcionamiento y cuál es su estructura. Ésta es la objeción del autismo ante la concepción social del ser humano, que lo considera desde del lado del déficit al guiarse por consignas ideales.

El psicoanálisis al concebir el síntoma como un intento de solución ante una encrucijada vital que se le presenta insoportable y angustiante al parlêtre, toma en consideración la lógica del síntoma autista cuya defensa ante lo real es radical.

A su vez, el autismo plantea una objeción ética al furor normalizador. Los sujetos autistas no se pliegan a la demanda del Otro. Están al margen de la identificación que tiene una función normalizadora. Al no asumir una posición de enunciación propia que haga lazo, la acción normalizadora de la educación, inspirada en el discurso del amo, diseñada para todos, los fuerza a una adaptación rigurosa e implacable a la norma universal, promoviendo una identificación común que estaría sometiendo sus condiciones de goce y aplastando su singularidad de ser hablante.

Al sostener el psicoanálisis de orientación lacaniana la causalidad psíquica del autismo, y situarla en lo que Lacan llamó la insondable decisión del ser, deja abierta la posibilidad de una nueva elección a partir de ofrecer unas condiciones apropiadas para acogerlos uno por uno con el respeto y la ética que merecen.

REFERENCIAS

  • Carbonell, N. (2017) "El autista ¿fuera de la norma?" En: Freudiana nº79.
  • Coccoz, V. (2018) "Lo que el autista nos enseña". En: Inclusiones y segregaciones en Educación. Ed. Aula. Bogotá, pág. 29.
  • Lacan, J. (1993) "Conferencia en Ginebra sobre el síntoma" En: Intervenciones y Textos 2. Ediciones Manantial. Bs.As, pág. 134.
  • Laurent, E. (2013) La Batalla del Autismo. De la clínica a la política. Grama Ediciones. Bs.As.

 

Piedad Ortega de Spurrier
(NEL-Guayaquil)

 

Leer… sin saber leer

Había cumplido 6 años. El semáforo amarillo se prendió y fue posible una restricción más amable que tornó posible un festejo menos lejano, luego de más 60 días de reclusión total. La festejada tenía su propia sorpresa preparada…

A punto de empezar el aprendizaje de la lectura, me propone un juego: ha hecho un croquis de su casa, donde de tanto en tanto, me señalará la evidencia de que existe una sorpresa, cuya envoltura solo ella tiene la llave para abrirla y donde me dice cómo continuar. También, de tiempo en tiempo, ella me pregunta si quiero seguir jugando, en un recorrido en el que no siempre está presente el confort. A veces debo esperar, otras me confundo en unos laberintos que siempre tienen alguna salida.

Un juego como aparato de goce opera para que una niña de la mano de una abuela recoja unas cuantas marcas traumáticas producto de algunas experiencias vividas, escuchadas, quién sabe si también soñadas, para ponerlas al día en una celebración solo posible, porque el espectro de la muerte a causa del coronavirus había cedido momentáneamente; pero que en ese preciso momento, se hicieron eco de otras, más lejanas, que con el artificio de un dibujo de un mapa fabricado y pistas encontradas, le permiten reorganizar de otra manera las diversas consistencias de su geografía que la constituyen a ella misma.

La abuela se presta para jugar con ella a leer, aun sin saberlo, esas pistas construidas sobre huellas que marcan de diversas maneras, su porvenir. Escansiones preciosas y precisas de esos ecos que acompañaron un juego consentido que sola o acompañada, ella está abierta a continuar.

"… ponte mejor una máscara con estrellas, te verás… más bella", sutilmente envolviendo con detalles preciosos el horror de la pandemia, que garantizará de alguna manera que el juego pueda continuar.

 

María Solita Quijano
(NEL-Bogotá)

 

Autismo, contingencia

Cuando recibí la invitación para contribuir en este Boletín había unas condiciones; cuando empecé a escribirlo había otras; el mundo había cambiado. Las condiciones para los sujetos, también.

¿Qué pasa en estos tiempos de confinamiento obligatorio "para todos" para los sujetos autistas?, a pesar de las normas de excepción que se han dictado en diferentes países, que se inscriben en la misma lógica homogeneizante, cuya lógica de la excepción aliada a la lógica totalizante muestra muy bien Lizbeth Ahumada en el Boletín Infans N°5. Cada uno pone en jaque las normas que, con las mejores intenciones, totalizan, generalizan reglas para todos… los autistas.

El reciente encuentro organizado por el Observatorio de Políticas de autismo de la NEL-FAPOL con Iván Ruiz, precisamente a propósito de esta cuestión, sobre los desafíos de la práctica con sujetos autistas en condiciones de confinamiento obligatorio para todos, se planteó la pregunta de cómo continuar el trabajo, cómo sostener el vínculo transferencial para cada uno, muestra cómo no es posible ni para ellos, ni para sus padres, acompañantes, operar "con consignas ideales e identificaciones". Los sujetos autistas requieren de la presencia del cuerpo del analista, interviniente, puntualiza Ruiz, pues de lo contario deja de existir para el sujeto. Pero hay invenciones.

Es así como la clínica del autismo enseña sobre la singularidad, en estricto rigor.

 

Aperturas desde el arte

"El Piloto"
Pintura acrílica
Staffan Hassel, 2009

Contribución de Ana Ibañez (NEL-Guatemala)