XI Jornadas de la NEL
Infans #10

Editorial

Para este Infans # 10 Heidy Gehler y Carla Bravo nos proponen dos respuestas para pensar el traumatismo y las marcas que deja el encuentro de lalengua en el cuerpo del ser hablante. Heidy Gehler siguiendo la última enseñanza de Lacan, resalta que el inconsciente real equivoca a partir de un tropiezo que surge en función de lalengua y sus marcas imborrables. Carla Bravo interroga el silencio del infans siguiendo las pistas del witz para hacer con lo insoportable del trauma. Para finalizar, compartimos con ustedes el poema de Miguel Hernández titulado "El niño yuntero", con música de Joan Manuel Serrat y la interpretación de Víctor Jara.

¡Buena lectura!

Luisa Aragón
(NEL Guatemala)

 

Aperturas a la Conversación

¿Qué implicaciones podemos extraer de la siguiente puntuación de Jacques-Alain Miller: "el trauma es la incidencia de lalengua sobre el ser hablante, donde más que el cuerpo especular se trata del cuerpo como superficie de inscripción de goce?

 

Heidi Gehler
(NEL-La Paz)

 

Del unwebusste al une-bévue

En el seminario 24, ya al final de su enseñanza Lacan anuncia "algo que va más lejos que el inconsciente" [1] El inconsciente freudiano, el Unbewusste se deduce de lo que son efectos de significante, vale decir que el inconsciente estructurado como un lenguaje podría resumir lo importante del Unbewusste freudiano, aquellas consecuencias del lenguaje sobre el sujeto que se constituye por efecto del significante. Un saber que no se sabe y queda en el campo del sentido.

Sin embargo, como dice Miller, Lacan en su última enseñanza va a desatar este inconsciente de su autor -Freud-, afirmando que no es más que "embrollo e incoherencia" [2]. El inconsciente queda del lado del sentido y Lacan se esfuerza por distinguirlo, proponiéndolo en sus desvaríos simbólicos, como una elucubración, mientras que este nuevo "inconsciente lacaniano" da cuenta de un saber hacer con lo real, plantea un "inconsciente… real ... solo si se me cree" [3].

Entonces el inconsciente real es un inconsciente que equivoca, sin ya atribuir a este "error grosero" un sentido o significación, sin buscar o transformar este error en un lapsus.

El inconsciente traducido en el seminario 24 como l'une-bévue, es un escollo, un tropiezo, una patinada de palabra en palabra . Lacan dice que lo único que queda para esta conciencia, es la equivocación: "la conciencia no tiene otro soporte que permitir una equivocación" [4]. Una equivocación que ya no se traduce, un error que ya no se descifra.

Así esta une-bévue, este inconsciente real queda como una "unidad constitutiva"[5], que es anterior a la atribución de un sentido , al Unbewusste freudiano. Esto que anuncia Lacan es un movimiento "de retorno hacia antes de las elucubraciones"[6]. Del lenguaje a lo que interviene bajo la forma del laleo, de la lalangue, patrimonio que vuelve a surgir luego en toda suerte de tropiezos y en función de la manera en que fue hablada la lengua y también escuchada por cada quien [7].

NOTAS

  1. Lacan, J. L'insue que sait de l'une-bévue s'aile à mourre. 1976 Inédito
  2. Miller, J. A. El lugar y el lazo. Paidós, Buenos Aires, 2013 pág. 384
  3. Lacan, J. Otros Escritos. Paidós. Buenos Aires, 2012 págs. 599
  4. Lacan, J. L'insue que sait de l'une-bévue s'aile à mourre. 1976 Inédito.
  5. Miller, J. A. El ultimísimo Lacan. Paidós: Buenos Aires, 2013 págs. 254
  6. Ibid, p. 255
  7. Lacan, J. Intervenciones y Textos 2. Manantial: 2010 págs. 125-126

 

Carla Bravo-Reimpell
(NEL-Bogotá)

 

Hay juguete verbal

Si Infans define al que no tiene voz, podemos interrogar ese silencio: ¿es el que acalla lo sonoro que está en la dimensión pulsional, alejada del sentido?, ¿o remite a la mudez de la estructura de las palabras y su combinatoria?

Contraponer estas dos vertientes de la voz -la gramatical, la fonológica- es contraponer al sujeto del lenguaje del parlêtre, para hacer que resuene esa "inadecuación de lo simbólico a lo real" [1]. Sobre ella se cimenta la orientación por lo real en el psicoanálisis, que es privilegio de la sonoridad, de la letra que no dice para poder traumar y que trauma lo que no se podrá decir, en ese impacto que hace acontecer al cuerpo. Será entonces la experiencia analítica la que permita "…maniobra[r] directamente con lalengua del parlêtre haciendo emerger un significante nuevo… un Uno con un efecto witz espiritoso y sin sentido" [2] para hacer de lo insoportable del trauma "un real de la vida" [3].

Este giro, que excede al juego de la metáfora y la metonimia, es una escritura poética en la cual lo sonoro devendrá "un juguete verbal, [que reproduce] el placer que encuentran los muchachos al cambiar y trastocar la forma de las palabras para producir nuevas combinaciones en las voces de todos los días" [4]. El poeta Eugenio Montejo nos brinda esta hermosa descripción del significante que se materializa cual objeto lúdico, para goce de ese "chamo" que nos habita a los venezolanos aun siendo cronológicamente adultos. El mismo "placer del disparate" [5] que Freud captó en los niños, uso de lalengua que sobrevive pese a la prohibición de lo "bien dicho".

¿Podemos entonces nombrar Il riso al Lacan-tonese, La-risa-a la-Lacan de Alejandro Reinoso, su singular juguete verbal?

NOTAS

  1. Miller, J.-A., El ultimísimo Lacan. Buenos Aires, Paidós, 2013, p.193.
  2. Reinoso, A., Un despertar poético a la risa. En Papers+Uno, XII Congreso de la AMP: El sueño. Su interpretación y su uso en la cura lacaniana [en línea]. Disponible en: https://congresoamp2020.com/es/template.php?sec=el-tema&file=el-tema/textos-de-orientacion.html
  3. Ibídem
  4. Montejo, E., Chamario. Caracas, Ediciones Ekaré, 2004, Prefacio.
  5. Freud, S., El chiste y su relación con lo inconsciente (1905). Obras completas, Volumen VIII. Buenos Aires, Amorrortu Editores, 2014, p.120.
    Imagen: Ballester, A., Chamario. Recuperado de: https://twitter.com/edicionesekare/status/725689830655594497?lang=ar

 

Aperturas desde el arte

"El niño yuntero"
Poema: Miguel Hernández
Música: Joan Manuel Serrat
Interpreta: Victor Jara
https://www.youtube.com/watch?v=IdzBf00qpjU

Contribución de Gladys Martínez (NEL-Cali)