XI Jornadas de la NEL
Infans #9

Editorial

En este número, Laura Arciniegas de Bogotá nos presenta dos definiciones de estructura, cada una con sus consecuencias para ése que habla. Juan Diego Guerra de Guatemala parte de las consecuencias de haber aceptado escribir, y nos regala dos claves para leer la articulación niño-estructura. Juan José Ruiz de CDMX va de la estructura a lalengua, de la defensa contra lo real al arreglo con eso. Finalmente, el tiempo de cada uno se trenza con lo infantil en la imagen que María del Pilar Cuéllar de Bogotá nos propone.

¡Buena lectura!

Renato Andrade
(NEL- Lima)

 

Aperturas a la Conversación

¿Cómo leer la frase de Lacan, "el niño es la estructura"?

 

Laura Arciniegas S.
(NEL-Bogotá)

 

¿De qué estructura se trata para el psicoanálisis? de una en la que hay falta, -un significante falta- y en la que hay por ende algo informulable, un vacío, algo que la ley significante no domina: lo que escapa a lo simbólico que es lo real.

"¿Cómo entra en juego la operación del significante en el niño? En el niño podemos ver esa operación en la fuente, en el origen de su captación del mundo que se le ofrece…un mundo de lenguaje" [1]. Si bien desde su llegada al mundo, -incluso antes- el pequeño "está haciendo la experiencia del encuentro con ese baño de lenguaje en el cual está sumergido" [2], aún será necesario ver el modo particular como el encuentro entre el significante y el cuerpo dejan marcas singulares para cada uno en lo Imaginario, lo Simbólico y lo Real. Sabemos que para el recién nacido la dependencia al Otro es real, lo que deja huellas, improntas fundamentales para el ser hablante, una de ellas es que introduce la inadecuación de las palabras a las cosas. Ello contamina todas las necesidades del pequeño transformadas en demandas, lo que implica a su vez la mutación del grito en llamada. Está allí en juego el nacimiento del Otro. Lacan resaltaba que si bien la respuesta del Otro hace emerger al sujeto, es igualmente cierto que el grito crea al Otro, es decir que crea el espacio de resonancia. En ese sentido el grito produce al Otro en el cual se aloja. Ello no es sin una pérdida y una cesión de goce fundamental a la que el sujeto tendrá que consentir.

Refiriéndose a los nudos, Lacan explora lo que tiene de estructura el girar en círculos. Podríamos preguntarnos por lo que hay de estructura en el niño, lo que hay de Imaginario, Simbólico y Real. Una definición de estructura diferente queda enunciada en su ultimísima enseñanza: "Si hay llegado el caso estructura, no se trata de estructura lingüística, sino, si puedo decirlo, de estructura cósica" [3]… y subraya "Se aprende a hablar… eso deja huellas, tiene consecuencias… lo que llamamos sinthoma… esto les viene de los parientes cercanos, es el rostro del Otro… en el aprendizaje de lalengua" [4].

NOTAS

  1. Lacan, J. El Seminario, Libro VI "El deseo y su interpretación", Paidós, Buenos Aires, 2014, p. 183.
  2. Laurent, E. Boletín Infans No. 4 en Página de las Jornadas de Marzo de 2020.
  3. Miller, J. A. "Los Troumanos" en Textos de Orientación, Congreso AMP, Rebus No. 23. Marzo 2020.
  4. Ibid.

 

Juan Diego Guerra España
(NEL-Guatemala)

 

Con entusiasmo recibo la invitación a participar en el boletín. El entusiasmo dio lugar a una demora e inhibición. Dar una orientación de cómo leer a Lacan no es sencillo, mucho menos cuando busco dicha frase y no la encuentro. Escribo a la comisión científica preguntando la ubicación de dicha frase y me encuentro con que es una paráfrasis hecha a partir de un texto de Jacques-Alain Miller, Desarrollo y Estructura [1]. Con esa actitud de descifrar que nos caracteriza a los que practicamos el psicoanálisis, busco e intento localizarla y no la encuentro.

Demora, postergación, inhibición, lecturas, pensamiento, todas ellas modos de evadir el acto. Al no haber una cita textual que permita comentar lo que pudo haber querido decir Lacan, ante esa falta queda una cosa por hacer: arreglármelas con lo que hay y con lo que falta. Dar lugar a lo inédito de un acto que implique una lectura de un terreno incógnito [2].

Que el niño sea la estructura implica que es un asunto que dura [3]. Al estar escrito, así, en singular nos remite a lo que Miller puntúa: "cuando Lacan dice ´la estructura´ en singular, se trata de la del lenguaje. Si es la del lenguaje, hay una doble oposición a ser tomada en cuenta: desarrollo e historia [4] y desarrollo y estructura [5].

A partir de ahí apresuro las cosas y concluyo, el niño permanece en el hombre [6]. No solo es aquello que permanece en el tiempo y lo desconoce. El niño es lo que hay de sintomático en la estructura familiar [7]. Con esto, aguardo haber podido dar una cartografía para leer esta frase, leer Siberia [8].

NOTAS

  1. Miller, Jacques-Alain. Desarrollo y Estructura. Conferencias Porteñas, tomo 2. Paidós, Buenos Aires, 2010, pág. 203.
  2. Bassols, Miquel. El argumento: Lituratierra. Cuadernos del INES No. 9. CID-Lima, Lima, 2014, pág. 136.
  3. Miller, Jacques-Alain. S´TRUC DURE.
  4. Miller, Jacques-Alain. Desarrollo y Estructura. Conferencias Porteñas, tomo 2. Op. cit., pág. 203.
  5. Miller, Jacques-Alain. Desarrollo y Estructura. Conferencias Porteñas, tomo 2. Op. cit., pág. 203.
  6. Ibid.
  7. Lacan, Jacques. Dos notas sobre el niño. Intervenciones y Textos. Manantial, Buenos Aires, 2010, pág. 55.
  8. Laurent, Éric. El camino del psicoanalista. La experiencia de lo real en la cura psicoanalítica. Paidós, Buenos Aires, 2013, pág. 191.

 

Juan José Ruiz
(NEL-CDMX)

 

Desde comienzos de su enseñanza Lacan se sirvió de las teorías del estructuralismo para animar el descubrimiento freudiano, que había quedado anquilosado en una práctica analítica que hacía del desarrollo un ideal que empujaba a la madurez, y en última instancia, a identificarse con el analista. Ya el propio Freud colocaba el factor infantil como motor del deseo del sueño y posteriormente, al encuentro con la sexualidad en la producción de síntomas. Lacan radicalizó este abordaje hasta constatar que lo estructural parte del modo en que lalengua impacta el cuerpo [1], el baño de lenguaje que espera al niño desde antes de su nacimiento. De tales huellas tramamos un destino, una novela, que hará que algo del infans permanezca en nosotros toda la vida.

Esto pone en pie de igualdad a los parlêtres –independientemente de la estructura clínica a la que pertenezcan– y nos permite centrarnos la búsqueda del singular arreglo que cada uno hace ante lo insoportable, pues como nos señala Jacques-Alain Miller [2], toda forma de estructura no es sino defensa ante este real.

"Generalización, radicalización y contrapelo" [3] son las perspectivas con las que Laurent nos propone analizar las disrupciones de goce: el parlêtre, el acto y la jaculación, servirán como instrumentos para poner al día, el inconsciente, la transferencia y la interpretación. Esperamos con ellos acercarnos a los testimonios de pase y las novedades clínicas de seguramente traerán estas Jornadas.

NOTAS

  1. Lacan, J., "El malentendido", en Psicoanálisis Inédito [En línea] Disponible en: file:///C:/Users/ASUS/Downloads/Jacques%20Lacan%20-%20El%20malentendido%20(10.06.1980).pdf
  2. Miller, J-A., "Ironía" en Consecuencias. Revista digital de psicoanálisis, arte y pensamiento [En línea] Disponible en: http://www.revconsecuencias.com.ar/ediciones/007/template.php?file=arts/alcances/Ironia.html
  3. Laurent, E., "Disrupción de goce en las locuras bajo transferencia" en Virtualia. Revista digital de la EOL [En línea] Disponible en: http://www.revistavirtualia.com/articulos/818/destacado/disrupcion-del-goce-en-las-locuras-bajo-transferencia

 

Aperturas desde el arte

"El tiempo se trenza"
Grafito y acrílico sobre mylar
María del Pilar Cuéllar (NEL-Bogotá)